Un gran día

kinesiologiaAún a sabiendas de parecer un pedante, ególatra y soberbio, tengo que decir, que el día de hoy, como otros muchos, ha sido magnífico.

Repito e insisto, que lo que hago no son milagros, es una simple técnica que se llama kinesiología, que no es nada más que el testaje muscular del cuerpo a través de simples estímulos que le envío, y él me los devuelve a través de estrés o no estrés, a partir de ahí, sigo unos protocolos, patrones previamente estudiados y predefinidos, con correcciones de lo más simple de la medicina china, flores de bach, imanes, piedras, colores, música, olores, … tantas cosas que podemos añadir como corrección que es un abanico inmenso.

Los pacientes que me conocen, y saben como trabajo, se dejan hacer, confían, me oyen hablar detrás de ellos (físicamente hablando), porque la realidad es que hablo con ellos, pero no con su consciente, sino con su inconsciente que me dice que ocurre, porque tiene ese problema, me explican sus miedos, sus angustias, sus ansiedades, aquellos alimentos que no les sienta bien, o cantidad de creencias, experiencias que hay guardadas y que en un momento u otro salen para repetir patrones y que están escondidos para que nadie los descubra, aunque están pidiendo a gritos que los liberen y se les deje marchar. El cuerpo humano es una maravillosa máquina perfecta, y a la vez tan imperfecta, que es fascinante.

Ese “puñetero dolor físico” que tienen, y , lo siento mucho, pero la medicina occidental no consigue averiguar que es, se puede solucionar con un simple cambio de dieta, de hábitos y actitudes frente a la vida.

Hoy ha sido un día maravilloso de trabajo, el devolverle una sonrisa a una persona, el liberarla de la tristeza, de la culpa, ha sido magnífico.

La maravillosa sonrisa de aquella persona que al acabar la sesión se siente libre de todo aquello que llevaba al entrar por la puerta, no tiene precio. El saber que esa persona dormirá tranquila, que mañana no tendrá ese odio al mundo, …. repito, una y otra vez, no son milagros, y no quiero ser egocéntrico, no soy más que nadie, ni mucho menos, pero es fantástico, que al acabar cada visita de todas aquellas que pueda hacer en un día, que se despidan con un sincero abrazo y un “muchas gracias” mientras la siguiente está sentada mirando y pensando, ojalá salga yo así,  y con el corazón en la mano… también sale así.

La kinesiología es una herramienta con mayúsculas, ojalá que hubieran cientos de kinesiologos en cada población, estoy seguro que cambiarían muchas cosas de nuestra sociedad, es el manual de instrucciones de nuestro cuerpo, es tan simplemente fácil que parece increíble, y la pregunta es, ¿quien dice que ha de ser complicado?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s