¿Cuál es la mejor reacción ante una crítica?

criticar“No ofende quien quiere sino quien quiere”, ésta frase del refranero popular lleva razón, porque enfadarse o no es cuestión de tomar la decisión de hacerlo o no. Tu puedes decidir enfadarte y atacar al contrario que, quizás, decida no entrar en el juego del enfado.

Pero ¿por qué reaccionamos tan mal ante la crítica?. La palabra “crítica” la definimos cómo la expresión negativa, censuradora, que hace una persona sobre la conducta de otra, etimológicamente significa “poner límites”. En definitiva, toda aquella opinión despectiva que vertimos sobre otros en relación a aspectos del carácter, su forma de vestir, de comunicarse, de relacionarse, su actitud, cómo trabaja, cómo habla… y un largo etcétera. Podemos hablar de crítica tanto si el comentario es razonado (con argumentaciones lógicas), como si no lo es.

¿Cuáles serian las respuestas emocionalmente inteligentes a las críticas?
Cuando alguien critica cualquier aspecto relacionado con nosotros o el entorno próximo, pueden darse tres posibilidades :
a) que la crítica sea cierta y que yo sea consciente de su certeza
b) que no tenga seguridad de si la crítica es verdadera o falsa
c) que la crítica sea falsa desde mi punto de vista y tenga la certeza que no es correcta

En función de estas tres posibilidades podemos adoptar diferentes actitudes :
Cuando la crítica sea cierta y yo sea consciente de ello, la conducta más inteligente es reconocer la crítica de entrada (“es cierto, el otro día fui un poco agresivo en la reunión”). Esta aceptación sólo implica reconocer la crítica específica, no generalizada, es decir reconocemos que aquel día y en aquellas circunstancias me comporté de forma agresiva, no que yo sea un agresivo.
Una vez decidimos aceptar la crítica porque reconocemos que es cierta, podemos decidir dar explicaciones o no.

Cuando la crítica no sabemos si es cierta o no, lo más sensato es “pasar palabra”, ni la acepto ni la niego. Se pueden utilizar frases tipo : “quizá sea verdad que no la saludé al despedirme porque no me di cuenta” “es posible que no le contara lo que sucedió, no recuerdo bien”. En este caso la idea es no caer en la trampa de aceptar la crítica (porque quizá sea falsa) ni de negarla (porque quizá sea cierta).

Y por último, cuando tengamos la certeza que la crítica es falsa, la actitud más útil es negar la crítica “yo lo veo así, creo que mi respuesta fue la más correcta en aquellas circunstancias”. La cuestión es afirmar ante el otro tu posición y argumentar los motivos por los cuáles no se está de acuerdo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s