¿De qué te sientes culpable?

culpa2Mujeres que se sienten mal por no poder pasar más tiempo junto a sus hijos, el padre divorciado que solo ve a sus hijos dos veces al mes, el sufrimiento por dejar a sus padres al cuidado de una residencia, el niño que se culpa de las peleas de sus padres….. ¿Reconoces alguno de estos comportamientos?

El sentimiento de culpa es un sentimiento que surge cuando la persona considera que se ha producido o puede producirse una reacción o situación negativa por algo que podrían haber evitado pero que no han tenido en cuenta, no han actuado o no han hecho lo suficiente. También podemos sentirnos culpables por algo que no dependía de nosotros, pero que creemos que podríamos haber hecho algo para poder evitar el resultado negativo (ej. los hijos que se culpabilizan por la separación de los padres)

Muchas personas viven con un sentimiento de culpa muy arraigado en su interior. Aquí puedes leer sus testimonios.

La madre soltera que trabaja

Núria, 40 años. Responsable de logística en una empresa de transportes. Madre soltera de un hijo de 10 años. Mi profesión es importante para mí, y poco a poco logré conseguir un puesto de más responsabilidad que me proporcionaba más ingresos. Como contrapartida, el horario laboral es interminable, no puedo conciliar la vida laboral y profesional. Por este motivo tengo la sensación que abandono a mi hijo, se pasa más horas con la canguro que conmigo y me estoy perdiendo momentos cruciales en la vida de mi hijo que jamás recuperaré. Vivo con un constante sentimiento de culpa pero, tal como me indicó la psicóloga, evito mimarle en exceso o concederle todos sus caprichos materiales, pero si comparto más momentos intensos de juego y amor junto a él.

.El padre divorciado que ve poco a sus hijos

Rafael, 38 años, divorciado desde hace 4. Su ex-mujer tiene la custodia total y sólo ve a sus hijos 2 fines de semana al mes.

Por un lado tengo la sensación de culpa por no poder estar más cerca de mi hijo, y, por otro, por intentar que las horas que pase conmigo sean divertidas, por lo que mi hijo me ve más como un amigo que como un padre. La complicidad que surge de la cotidianidad, conocer problemas que pueda tener y tratar de ayudarle, relacionarme con personas de su entorno…. son situaciones que no las vivo con él. No creo que sea un buen padre.

La hija que ingresa a su madre en una residencia

Cristina, 52 años, ha ingresado a su madre, viuda desde hace 5, en una residencia.

El sentimiento de abandono es constante en mi día a día. Me culpo por no poder cambiar la situación. Mi madre de 87 años sufre problemas de memoria y no podía hacerme cargo de ella puesto que necesita una atención constante. Decidí su ingreso en una residencia especializada dónde le ofrecerán los cuidados necesarios para tratar su enfermedad, pero, a pesar que la decisión sea la más acertada para su bienestar, me siento culpable porque le he fallado, siento que la he abandonado.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s